Descripción

La ramera elegante admiraba su cuerpo a cada minuto de vigilia y, mirando otra vez el reflejo, vio la mirada de un artesano, que ofrecía un inusualmente travieso con aceite corporal. Al aceptar la tentadora oferta, la belleza recogió y envió una botella de boobies

Comentarios

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*